viernes, 28 de diciembre de 2018

Gemelos, un complemento que nunca pasa de moda



Los gemelos son "pequeños broches ornamentales diseñados para mantener los puños de una camisa cerrados".

Pueden ser un regalo clásico, pero nunca monótono ni aburrido. Tienen un encanto especial, parece mentira que un detalle tan pequeño, pueda decir tanto acerca de tu personalidad y estilo. Al fin y al cabo, es una manera de romper con la rutina estilística del día a día.

Un complemento básico en la joyería masculina, que la mujer actual no ha dudado en incluir en sus looks.

Un detalle capaz de actualizar cualquier estilo. Los gemelos son atemporales, ya sean los que tienes guardados por formar parte de una herencia familiar, ya sean la más rabiosa tendencia en joyería masculina. Basta con colocarlos sobre el puño para aportar un detalle sobrio, clásico o vintage a tu camisa.

Los gemelos o mancuernas forman parte de nuestro guardarropa desde la Edad Media. En un primer momento se ataban los puños con cintas o hebillas. Sobre el S. XII se empezaron a usar botones y en los puños iban enlazados con cuerdas.



No es hasta finales del Renacimiento cuando los puños atados con lazos dan paso a un modelo más práctico, botones enjoyados. A partir de entonces adquirieron gran popularidad, aunque estos accesorios seguían siendo un capricho de las clases altas, pues su producción era todavía muy cara. 


Esto cambió rápidamente con la Revolución Industrial, con el inicio de este proceso, la producción en serie de gemelos permitió que acabaran convirtiéndose en un objeto más accesible y que la variedad de modelos aumentara. Las cadenas fueron sustituidas por barras y otros elementos que hicieron más cómodo y fácil su uso.


En el S.XIX el puño francés o doble puño se convierte en un icono de la elegancia y llevar gemelos deja de ser sólo una opción para eventos y ocasiones especiales, y empieza a tener un sentido más informal formando parte del vestuario diario.

Hoy encontramos una enorme variedad tanto en los materiales, como en los diseños, muy interesantes y desenfadados. Usados por hombres y mujeres para el día a día, dan un toque elegante a tu look.


Aunque en la actualidad tienen un uso cotidiano, siguen siendo un elemento obligatorio de protocolo para acontecimientos importantes.

Un ejemplo son los gemelos de Deakin & Francis, joyeros especializados en la creación de gemelos únicos y personalizados. Su dedicación al detalle los ha llevado a tener una historia de 230 años de éxitos y está considerada como una de las mejores firmas creadoras de gemelos del mundo.


O los clásicos Bulgari B. Zero, de plata de ley y cerámica negra.


En Ambrosio Pérez Joyeros disponemos de una amplia selección de gemelos, capaces de satisfacer todos los gustos. ¡Puede ser el regalo perfecto para estas fiestas!

viernes, 21 de diciembre de 2018

Regalos que emocionan



Si el otro día comentábamos las razones por las que regalaruna joya esta Navidad es un detalle perfecto, hoy os proponemos algunas ideas para esas personas a las que les apasionan los relojes. 

En Ambrosio Pérez Joyeros puedes encontrar el reloj perfecto para hacer un regalo especial que será un recuerdo para toda la vida, además puede ser un regalo personalizado según sus gustos.

Si es deportista, el Suunto 9, es su reloj. Un reloj hecho para durar, con miles de horas de uso real en las condiciones más extremas. Los grandes atletas y deportistas lo saben y lo escogen para sus retos. El reloj GPS para multideporte con batería de larga duración y altitud barométrica. Suunto es el reloj ideal para los amantes del deporte, son pioneros en la construcción de instrumentos de precisión para el aire libre.




Khaki Field Auto Chrono de Hamilton, multifuncional, de inspiración militar y hecho para la aventura. El Khaki Field Auto Chrono de 42 mm es el reloj todoterreno perfecto. Este modelo, que luce una apariencia robusta y una resistencia al agua de hasta 10 bares (100 m), está dotado con el exclusivo calibre automático H-21 de gran precisión y preparado para enfrentar cualquier situación. Por eso es el elegido por Jack Ryan, para acompañarle en sus aventuras.


Si le gustan los clásicos atemporales, cualquiera de los de la firma Cartier le volverá loco, ya sea el Panthère, el Santos o el Tank, modelos para él y ella, iconos de la marca, llenos de historia, estilo y personalidad.


IWC acaba de celebrar su 150 aniversario con un enfoque claro que reúne ingeniería y precisión, con diseño exclusivo. La manufactura suiza de relojes IWC Schaffhausen lleva fabricando, desde 1868, relojes de valor duradero gracias a su pasión por soluciones innovadoras, su espíritu inventivo y gran habilidad técnica. Como el Portugieser Annual Calendar.


El Max Bill Automatic de Junghans, ganador del Red Dot Award por la alta calidad de su diseño. La filosofía de la empresa une un espíritu innovador y la búsqueda de la precisión hasta el último detalle, combinando una manufactura artesanal, con la tecnología más moderna y un diseño vanguardista.


Los relojes Baume et Mercier son una garantía de rendimiento. El Clifton Baumatic con la sobria estética, el elegante bisel circunda una esfera bien equilibrada y una función de fecha situada a las 3 horas. En este reloj de pulsera automático, la maestría del movimiento mecánico automático se puede admirar a través del fondo transparente de cristal de zafiro.


O el Classima, con esfera de nácar engastada. Es una creación relojera resaltada por ocho diamantes que señalan las horas. Está diseñado con una hermosa correa de cocodrilo fucsia y bisel de acero pulido, haciendo que este reloj sea el complemento perfecto para la mujer moderna que equilibra sin esfuerzo la gracia femenina con una fuerza admirable.


Esta es solo una pequeña muestra. Si el obsequio que quieres hacer es para una persona apasionada de los relojes, en Ambrosio Pérez Joyeros, encontrarás el regalo perfecto. ¡Ven y descubre nuestras exclusivas firmas y modelos!

viernes, 14 de diciembre de 2018

Regalos para recordar




Se acerca la Navidad, una celebración llena de tradiciones en la que no faltan los regalos, los rituales, mitos, ceremonias...

Una de las tradiciones de estas fechas tan entrañables son los regalos para nuestros seres queridos. Normalmente, si conocemos bien a la persona y sus gustos, la búsqueda del regalo perfecto no debería ser muy difícil, pero muchas veces es mejor ir a lo seguro, así que, si quieres acertar y sorprender a esa persona especial, regalar una joya te asegurará el éxito.

Desde Ambrosio Pérez Joyeros queremos sugerirte algunas razones por las que una joya es un regalo perfecto:

Da igual la edad de la persona a la que se la vayas a regalar. Una joya gusta y es apreciada siempre. Es un regalo seguro. Lo único que tienes que hacer es prestar un poco de atención al estilo de esa persona. Si no estás seguro de si le gustan las joyas clásicas o de una estética más moderna, no vayas a los extremos. Busca un algo neutro que pueda encajar en ambos casos.


Las joyas no pasan de moda. Son atemporales. Regalar una joya puede significar el comienzo de una tradición, de algo que pasará de madres a hijas, o padres a hijos durante generaciones. Hay joyas que han pasado por dinastías, guerras y siglos y siguen siendo tan actuales como el día que se hicieron. Además, raras veces, una joya se devalúa.


Cada joya es única. Dependiendo de a quién se la regales, puede significar una cosa u otra. Tendrá un significado único. Las joyas marcan algunos de los momentos más importantes de una vida, por lo que adquieren un valor especial, no sólo económico, también sentimental.


Más que una joya, estás regalando emociones. Si te pones a pensar ahora mismo, seguramente recuerdes quién te regaló cada una de tus joyas, cuándo y por qué. Las joyas son algo más que el propio objeto. Significan amor, cariño, fidelidad, amistad, confianza, agradecimiento y tradición. Cuando regalas una joya, automáticamente estás regalando un recuerdo, un vínculo con esa persona, en definitiva, una emoción.


Un regalo que dura toda la vida. Aunque suene a tópico, durante años estarás presente en el corazón de esa persona. Este tipo de regalos, son los que se guardan con más cariño y cuidado.


¡Ven a Ambrosio Pérez Joyeros, te asesoraremos para que encuentres esa joya especial para regalar esta Navidad!

viernes, 7 de diciembre de 2018

La evolución del reloj de pulsera



Desde los tiempos más remotos, nuestros antepasados han explorado el firmamento con el fin de medir el tiempo y calcular las estaciones.

Con el desarrollo de las civilizaciones, la medida del tiempo fue cobrando una mayor relevancia, desarrollando distintos tipos de técnicas para ir consiguiendo medidas más precisas.
Los relojes, en principio, eran propiedad privada y reservados a las clases altas debido al alto coste de su fabricación.

Con la llegada de la revolución industrial, los relojes se colocaron al alcance de toda la población.
La historia de los relojes de pulsera se remonta al SXV, ya que en un principio fueron una evolución del reloj de bolsillo. Estos relojes fueron posibles gracias al descubrimiento del muelle de tracción, que permitió reemplazar el péndulo por la transmisión y el volante, y disminuir las dimensiones de los relojes.

En el año 1812, Abraham Louis Breguet realizó el primer reloj de pulsera para Caroline, hermana menor de Napoleón y reina de Nápoles.



Sin embargo, los relojes de bolsillo seguían predominando, los de pulsera empezaron a despuntar a primeros del siglo XX. En un primer momento, solo los usaban las mujeres, que los pusieron de moda llevando en la muñeca una pulsera de la que colgaban los minúsculos relojes de bolsillo. Los caballeros seguían llevando sus relojes de bolsillo que colgaban de una cadena fina, algo que en muchas ocasiones resultaba poco práctico.


Como ejemplo de lo poco práctico de estos relojes de bolsillo, podemos acordarnos de los pilotos de la época que, al no disponer de demasiados instrumentos en el avión, necesitaban el reloj para hacer mediciones inmediatas y relevantes.

Por ello, el pionero de la aviación brasileño Alberto Santos-Dumont solicitó a su amigo y relojero parisino Louis Cartier que le diseñara un reloj que pudiera llevar en la muñeca. El Santos de Cartier fue uno de los primeros modelos de reloj de pulsera para caballero.


El reloj de pulsera fue usado por los militares durante la primera guerra mundial y se impuso en el resto de la sociedad cuando finalizó la guerra.

A partir de entonces la evolución del reloj de pulsera no ha parado, movimientos mecánicos, electrónicos, de cuarzo, digitales…hasta llegar a los actuales smartwatches.

Las distintas firmas relojeras se han ido adaptando a estos cambios, en muchas ocasiones, sin perder su esencia.

Si te apasiona el mundo de la relojería, ven a Ambrosio Pérez Joyeros, seguro que tenemos el reloj de tus sueños.