viernes, 24 de noviembre de 2017

¿Por qué llevamos el reloj en la muñeca izquierda?


El reloj se ha convertido en un elemento imprescindible que lucimos en nuestra muñeca, casi a diario. Tanto hombres como mujeres, llevamos este complemento acompañando a nuestros looks, para conocer la hora o simplemente por estética.

Pero no siempre los relojes se han llevado en la muñeca, sino que mucho tiempo atrás se trataba de un instrumento que predominaba, sobre todo, en el sector masculino. Eran relojes de bolsillo e iban colgados de una fina cadena.

La iniciativa de proporcionar al reloj una pulsera o correa para sujetarlo a la muñeca nació gracias a los pilotos de aviación. Por aquel entonces los relojes se utilizaban como instrumentos de navegación y era necesario tenerlos a la vista continuamente, por lo que se los ataban a las manos o piernas.  Pero el primer reloj de pulsera oficial no se fabricó hasta 1812. Fue Abraham Louis Breguet para Caroline, la reina de Nápoles.


Esta aportación fue en un principio adoptada para los relojes de mujer, ya que en un primer momento se pensaba que el reloj de pulsera era una joya femenina. Pero poco a poco el sector masculino fue adoptando esta innovación, ya que resultaba muy práctica.

Una vez conocida la historia de los relojes de pulsera te preguntarás: ¿Y por qué llevamos el reloj en la mano izquierda?


Primordialmente tendemos a pensar que las personas diestras llevan el reloj en la mano izquierda y las zurdas en la derecha. En la mayoría de los casos sucede así.

Pero la explicación principal radica en que los primeros relojes de pulsera que se fabricaron eran más delicados y caros que los actuales, por lo que se podían descomponer fácilmente por golpes. Es por eso, que se ponían en la mano que menos actividad y roces sufría, para tratar de protegerlos. Y como la mayoría de la población era diestra, se ponían en la izquierda. Además, otra razón es que había que darles cuerda y a la hora de hacerlo, era necesario tener liberada la mano más útil para ello.


Actualmente, el motivo es porque tendemos a liberar la mano que más utilizamos; incluso, a la hora de funcionar socialmente, es más práctico llevarlo en el lado contrario a la mano útil para poder hacer otras cosas mientras se mira la hora o se tiene el reloj puesto. En resumen, al final se trata de una cuestión práctica.


Hoy en día podemos elegir entre una gran variedad de modelos de relojes de pulsera con infinidad de diseños y materiales.

Ven a Ambrosio Pérez Joyeros a descubrir el fascinante mundo de los relojes, disponemos de exclusivas colecciones para ti.


viernes, 17 de noviembre de 2017

María Félix y Cartier, una fascinante relación.


María Félix es conocida por ser una de las mayores figuras de la llamada Época de Oro del Cine Mexicano. Una mujer de impresionante belleza, que destacaba por su carácter fuerte y sus despampanantes gustos. De familia indígena por parte de padre y de madre española, abandonó Guadalajara y puso rumbo a Ciudad de México para convertirse en una de las mejores actrices de su época. Algunas de sus películas son “Doña Diabla”, “Enamorada” … pero sin duda por la que es más nombrada es por su papel en “Doña Bárbara”, que hizo que triunfara en la industria cinematográfica y la convirtió en la gran diva del cine mexicano.


Pero no solo por esto su figura es recordada a nivel internacional, sino también el hecho de ser un icono e inspiración para grandes diseñadores de firmas de lujo como Balenciaga, Givenchy, Yves Saint Laurent, Chanel…. A la diva se le podía ver vistiendo grandes diseños de alta costura, siempre acompañados de deslumbrantes joyas.

La actriz destacaba por su particular estilo, su inimitable personalidad y sus gustos extravagantes con respecto a las joyas. Hasta tal punto, que la propia actriz encargaba piezas exclusivamente diseñadas para ella.  



Una de sus peticiones más recordada es la relacionada con Cartier, en 1975 encargó a la firma, el famoso y conocido “Collar de cocodrilos”. Cuenta la historia que la actriz se plantó delante del joyero acompañada de una de estas crías del reptil para que el diseñador se encargara de hacer un collar que replicara completamente la belleza del animal. Fueron dos las creaciones realizadas por Cartier para satisfacer su excéntrico pedido, ambos diseños imitando las peculiaridades del cocodrilo, uno de ellos con esmeraldas y el otro con diamantes amarillos con un total de 60 quilates. Los cocodrilos podían utilizarse formando un collar o separados, actuando de broches.




Otro proyecto que solicitó a la firma fue que le diseñaran un collar imitando otro reptil, la serpiente. Así fue como realizaron para ella el collar de platino y oro blanco “Serpiente”, adornado con esmeraldas, diamantes y esmalte de color verde, rojo y negro. Composición de más de 170 quilates.
Con sus extravagantes caprichos, María Félix se convirtió en una inspiración constante para la firma Cartier, dando nombre a algunos de estos impresionantes diseños.  


Ven a descubrir a Ambrosio Pérez Joyeros, el fascinante mundo de las joyas y déjate cautivar por ellas.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Relojes y aviación, grandes compañeros (II)


Desde los inicios de la aviación, el reloj se convirtió en un elemento indispensable para realizar cálculos y mediciones en la navegación aérea, hasta convertirse en una herramienta imprescindible para cualquier piloto.

Entre las marcas que destacan por sus relojes de aviador está Junghans, con su línea Meister. Merece la pena hablar de la relación histórica de esta marca con la aviación.

La línea Meister que se caracteriza, además de por su aspecto, por sus refinados mecanismos, tiene su origen en el año 1936. Hasta los años 60, el responsable del diseño exterior de este clásico y elegante reloj fue el "arquitecto relojero” Anton Ziegler, con unas proporciones equilibradas y grandes exigencias en cuanto a calidad. Para él: "Solo cuando hay armonía entre los elementos de la esfera, el resultado es un reloj atractivo”.


En 1951, aparece, por primera vez, la función de taquímetro y telémetro en las esferas.
Posteriormente en 1955, Junghans produjo el reloj de piloto para el nuevo ejército de la República Federal Alemana.

La línea Meister cobra una nueva vida en 2001, con motivo del 150 aniversario de la casa relojera, se reinterpretan los relojes en base a sus predecesores históricos, pero conforme a la época actual. Se presentan modelos especiales de edición limitada del Meister Chronoscope y del Meister Chronometer.


Hoy en día, la línea incluye, además de los diseños clásicos, como el Meister Handaufzug con segundero pequeño, el Meister Classic o el Meister Chronoscope, modelos más complejos con indicador de fases lunares o calendario. También se crea una edición para mujer del modelo histórico.

En 2014 se suma un nuevo miembro a la saga de relojes Meister, el Meister Telemeter, cuyos detalles están adaptados a la actualidad. Así el Meister Telemete, está equipado con una escala de telémetro y taquímetro, un logrado homenaje a sus antecesores. Esta combinación de diseño de relojes clásicos y dinámica deportiva, hacen de este reloj contemporáneo un compañero inseparable y no solo en ocasiones deportivas.


Ya en 2015, surge con muchas aspiraciones el Meister Pilot, su inconfundible diseño y su mecánica hacen de este reloj el copiloto perfecto. Retoma los destacados elementos de diseño del legendario reloj de piloto de Junghans del año 1955 y combina estos elementos con el elegante y ligero lenguaje de formas de la línea Meister actual.

Las historias que se han creado entre la relación del mundo de los relojes y la aviación son muchas y una de las más curiosas es la que hay detrás de la aparición del reloj Santos de Cartier.


Alberto Santos Dumont, pionero y héroe de la aviación, aunque de origen brasileño, pasó gran parte de su vida en Francia, donde nació su amistad con Louis Cartier. Cuentan que el piloto ganó un premio de velocidad en vuelo, pero no pudo cronometrarlo, ya que no podía consultar el reloj de bolsillo sin soltar los mandos, así que no se enteró, hasta que le informó el jurado.


Y así es como nació el Santos de Cartier, ya que Louis Cartier cumpliendo el deseo de su amigo, creó el primer reloj de muñeca, para que pudiera leerlo en pleno vuelo y llamándole Santos en su honor.


El reloj pronto se convirtió en objeto de culto y hoy sigue siendo un icono de la marca con su característica caja cuadrada de ángulos redondeados y sus letras en números romanos.

Acércate a Ambrosio Pérez Joyeros y descubre todos nuestros modelos de relojes disponibles, relacionados con la aviación.