viernes, 1 de septiembre de 2017

El calendario en el reloj de pulsera


“Calendario” proviene etimológicamente del latín ‘calendarium’, nombre con el que en la Antigua Roma se designaba al libro de la contabilidad. A su vez, esta provenía de ‘calendae’, el primer día del mes romano, en el que se debían efectuar los pagos. Las calendas dieron, por tanto, el origen a este término.

Actualmente, seguimos el calendario Gregoriano, herencia del calendario Lunar de los romanos. En él se indican las divisiones del año, y, a veces, se incluyen fiestas y fenómenos astrológicos como las fases de la luna. La duración de los meses es variable, por lo que… ¿supone un desafío para la relojería?

Los calendarios existen en los relojes desde el siglo XVI, así que hablamos de la evolución del mismo en cuanto a estética, tamaño y portabilidad. El calendario simple se introdujo en la esfera con la finalidad de ver la fecha de una manera más rápida y cómoda. Indica el día del mes, y en los meses que presentan menos de 31 días, se precisa de una corrección manual. 


Esta demanda en el reloj de pulsera fue creciendo y reclamando información como, además del día, el día de la semana y el mes. Este calendario completo incluía hasta las distintas fases de la luna. La corrección manual de la fecha en los meses que no tienen 31 días sigue siendo necesaria. Por su parte, el calendario anual calcula el mes y su duración, por lo que solo debe ajustarse cuando se trata del mes de febrero.


Pero la relojería avanza, hasta el punto de llegar a un mágico mecanismo capaz de informar de manera exacta de la fecha y las fases de la luna, el calendario perpetuo. Sincronización, precisión y autosuficiencia. Calcula el mes en el que nos encontramos, así como el año. Es decir, si se trata de un año bisiesto o no. De esta manera, añade el 29 de febrero cuando es necesario. Se convirtió en un servicio de las marcas de lujo, un signo de elegancia. El último avance para los amantes del tiempo es el calendario instantáneo que consigue el salto de un mes al siguiente sin ningún tipo de paso intermedio.


Así es como la alta relojería logra gobernar el paso del tiempo y sus singularidades. Precisos mecanismos en constante evolución, que hacen que podamos controlar cada instante de nuestra vida.

Acércate a Ambrosio Pérez Joyeros y descubre el modelo que mejor se adapta a ti. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario