jueves, 28 de septiembre de 2017

Diamantes con nombre propio II


Este post es la continuación de la entrada anterior sobre diamantes excepcionales con nombre propio y famosos por sus secretas leyendas.

No nos podíamos quedar sólo con una pequeña selección y hoy os presentamos la segunda parte dedicada a la gema cuyo nombre proviene del griego “adámas” y significa invencible o inalterable.

Diamante Koh-i-noor
Fue hallado en el siglo XIV en la mina Kollur y su nombre significa “Montaña de luz” en persa. Un gran diamante cuya posesión representaba el poder de un imperio. Ha pertenecido a príncipes mongoles, guerreros iraníes o gobernantes afganos. Hoy en día forma parte de las joyas de la Corona de Inglaterra. Se le atribuye una maldición que proviene de un antiguo texto hindú:
“Quien posea este diamante dominará el mundo, pero también conocerá todas sus desgracias. Solo Dios o una mujer pueden llevarlo con toda impunidad”.


Koh-i-noor
Se descubrió en Botswana hace más de 2.500 millones de años. Se trata de uno de los diamantes más grandes jamás encontrados, una piedra de 1.109 quilates, cuyo tamaño en bruto es como una pelota de tenis, aunque el récord lo sigue ostentado el Cullinan. Su naturalidad transmite una frescura que lo convierte en una pieza de extraordinaria belleza y de un valor incalculable.  


Diamante Orlov
Fue a finales del siglo XVIII cuando se halló esta piedra preciosa en el sur de la India. Según la leyenda fue robado de uno de los ojos del dios Brahma, pasó por innumerables manos hasta que lo compró el conde Gregory Orlov, que enamorado de la emperatriz Catalina de Rusia, se lo regaló el día de su cumpleaños. Se trata de una pieza singular, debido a su ligera tonalidad azul-verdosa. Su tallado recuerda a una rosa, por lo que conserva el estilo tradicional hindú. Hoy en día forma parte de la colección de diamantes del Kremlin.


Estrella Rosa
Se trata del mayor diamante rosa del mundo. Fue hallado en una mina de África en el año 1999. Esta joya se ha convertido en el diamante más caro de la historia vendido en una subasta, que tuvo lugar en Hong Kong, superando los US$70 millones de dólares; así se posicionó como la piedra preciosa más valorada del planeta, que hasta ahora ostentaba el Oppenheimer Azul.


Oppenheimer Azul
Este diamante de 14,62 quilates fue propiedad de Sir Phillip Oppenheimer quien controlaba el Diamond Syndicate en Londres. Teniendo a su disposición todo tipo de piedras, escogió este diamante azul que sería bautizado con su nombre. Solamente el 0.1% de los diamantes son azules y de éstos, únicamente el 1% cuentan con la denominación Fancy Vivid, escala que califica los diamantes por su especial color.


Hortensia
Con un peso de 20 quilates, esta piedra preciosa debe su nombre a Hortense de Beauhaurnais, Reina de Holanda. Este diamante de origen indio fue adquirido por Luis XIV de Francia a principios del siglo XVIII. Desde entonces forma parte de las joyas de la Corona Francesa. Actualmente pude encontrarse en la colección del Museo Louvre de Paris.



El color, la talla, la pureza y los quilates definen estas increíbles maravillas, repletas de magia y atractivo. De las que aún podríamos seguir hablando.

Ven a Ambrosio Pérez Joyeros y elige tu joya entre nuestras mágicas y exclusivas colecciones

viernes, 22 de septiembre de 2017

Hublot Classic Fusion Titanium Blue


Tradición e innovación. Arte y tecnología. Vanguardismo. Hublot no deja de sorprender, representa el arte de la fusión entre la industria relojera y los avances técnicos. Precisos mecanismos para controlar el paso del tiempo.

El Hublot Classic Fusion Titanium Blue es un ejemplo de las exclusivas colecciones de la marca que enlazan la función, la forma y el estilo.

El color azul en los relojes viene pisando fuerte, y es que representa esa elegancia que nunca pasa de moda. El azul es un color fresco y tranquilizante. Se asocia con la mente humana, y está relacionado con la parte más próxima a la intelectual. Ayuda a la relajación y a la concentración. En este reloj es el absoluto protagonista: correa y dial.


La esfera está elaborada a partir de titanio satinado y pulido, lo que proporciona una inmejorable relación entre la dureza y el peso. Ofrece innumerables ventajas, debido a que se trata de un material muy ligero (pesa un 40% menos que el acero), es antimagnético, no se oxida ni causa ningún tipo de alergias. Además, el titanio es uno de los componentes más respetuosos con el medio ambiente.


Para acompañar la perfección de la esfera, la marca suiza ha decidido emplear el zafiro con un tratamiento antirreflectante para el cristal. El dial tiene un acabado satinado azul que representa esa estabilidad, profundidad y lealtad, a la vez que la máxima elegancia. Una combinación extraordinaria. 

El conjunto se completa con una correa azul de piel de aligátor, cosida sobre caucho para una mayor comodidad. Presenta un carácter excepcional. Es extremadamente duradera y resistente. Además, incluye un cierre de hebilla desplegable en acero inoxidable. El movimiento es automático, con reserva de marcha de 42 horas.


Una combinación de alta resistencia y elasticidad que proporciona una calidad insuperable. Si no sabes qué reloj escoger, acércate a Ambrosio Pérez Joyeros y descubre las exclusivas colecciones para hombre y mujer de la firma Hublot.


viernes, 15 de septiembre de 2017

Diamantes con nombre propio.


Color, talla, pureza y quilates son las claves que definen esta piedra preciosa. 

Son muchos los diamantes que han adquirido fama a lo largo de la historia, bien por su tamaño, su color o por las leyendas que se han generado en torno a ellos.

Hoy os vamos a mostrar algunas de estas gemas con nombre propio.

Cullinan
Se halló en la Mina Premier, en Sudáfrica, a principios del siglo XX. Se trata del diamante en bruto más grande que se ha encontrado hasta el momento. Se le entregó al rey Enrique VII, quien lo mandó tallar y del que se obtuvieron 150 piezas, que se catalogaron por su tamaño. Al Cullinan I, la pieza más grande, se le llamó “Gran estrella de África” y se engastó en el cetro real, el Cullinan II luce en la corona imperial británica.


Hope Azul
De un intenso color azul tan fantástico como el mito que lo rodea. La historia cuenta que el diamante completaba el tercer ojo de una diosa hindú. El sacerdote que lo robó del templo murió, dando comienzo a su leyenda. En el siglo XVII llegó a Europa donde continuó su legado de infortunios. Todos sus propietarios, María Antonieta, el joyero que talló la pieza o la Sra. Evelyn Walsh entre otros, sufrieron las adversidades que acompañaban su posesión.
Fue comprado por un banquero inglés, Hope, de donde recibe el nombre actual. Se decía que la maldición concluiría cuando un alma pura lo regalase, lo que hizo el joyero Henry Winston, quien lo donó al Instituto Smithsoniano de Washington, ¿habrá acabado la maldición?


Taylor Burton
Su origen se encuentra en Sudáfrica. Richard Burton lo adquirió en Cartier para su esposa Elizabeth Taylor, como muestra de su amor. Diez años después la pareja vendió la joya, con el fin de destinar lo recaudado a un hospital en Botswana. Probablemente estemos hablando del diamante más mediático de la historia.


Gota de sol
Su nombre se lo debe a su impresionante tono amarillo, considerado como el más puro e intenso de ese color en todo el mundo. Esta característica delata su antigüedad ya que este diamante ha necesitado millones de años de trayectoria para desarrollar su pureza, color y tamaño. Son estas características las que convierten a esta pieza en una maravilla única en el mundo. Se descubrió en el año 2010 en una mina sudafricana. Fue vendido en una subasta de Sotheby's a un pujador anónimo.


Centenario
Es uno de los diamantes más grandes del mundo después de Cullinam I y II. Se encontró en Sudáfrica, en la mina Premier, propiedad de DeBeers, quien encargó su talla al famoso Gaby Tolkowsky. La primera vez que se mostró al público fue en mayo de 1991, en la Torre de Londres. Actualmente se desconoce su paradero, así como su dueño.


El valor y la historia hace más increíbles a estos diamantes, cargados de encanto y fascinación. Una pequeña muestra de la perfección de la naturaleza. Acércate a Ambrosio Pérez Joyeros y déjate cautivar por nuestro universo de exclusivas colecciones en joyería y relojería.

viernes, 1 de septiembre de 2017

El calendario en el reloj de pulsera


“Calendario” proviene etimológicamente del latín ‘calendarium’, nombre con el que en la Antigua Roma se designaba al libro de la contabilidad. A su vez, esta provenía de ‘calendae’, el primer día del mes romano, en el que se debían efectuar los pagos. Las calendas dieron, por tanto, el origen a este término.

Actualmente, seguimos el calendario Gregoriano, herencia del calendario Lunar de los romanos. En él se indican las divisiones del año, y, a veces, se incluyen fiestas y fenómenos astrológicos como las fases de la luna. La duración de los meses es variable, por lo que… ¿supone un desafío para la relojería?

Los calendarios existen en los relojes desde el siglo XVI, así que hablamos de la evolución del mismo en cuanto a estética, tamaño y portabilidad. El calendario simple se introdujo en la esfera con la finalidad de ver la fecha de una manera más rápida y cómoda. Indica el día del mes, y en los meses que presentan menos de 31 días, se precisa de una corrección manual. 


Esta demanda en el reloj de pulsera fue creciendo y reclamando información como, además del día, el día de la semana y el mes. Este calendario completo incluía hasta las distintas fases de la luna. La corrección manual de la fecha en los meses que no tienen 31 días sigue siendo necesaria. Por su parte, el calendario anual calcula el mes y su duración, por lo que solo debe ajustarse cuando se trata del mes de febrero.


Pero la relojería avanza, hasta el punto de llegar a un mágico mecanismo capaz de informar de manera exacta de la fecha y las fases de la luna, el calendario perpetuo. Sincronización, precisión y autosuficiencia. Calcula el mes en el que nos encontramos, así como el año. Es decir, si se trata de un año bisiesto o no. De esta manera, añade el 29 de febrero cuando es necesario. Se convirtió en un servicio de las marcas de lujo, un signo de elegancia. El último avance para los amantes del tiempo es el calendario instantáneo que consigue el salto de un mes al siguiente sin ningún tipo de paso intermedio.


Así es como la alta relojería logra gobernar el paso del tiempo y sus singularidades. Precisos mecanismos en constante evolución, que hacen que podamos controlar cada instante de nuestra vida.

Acércate a Ambrosio Pérez Joyeros y descubre el modelo que mejor se adapta a ti.