viernes, 4 de agosto de 2017

Qué dice tu reloj de ti


El reloj siempre ha sido un icono de distinción. Los primeros relojes aparecieron de la mano de los egipcios. Querían medir el tiempo, por lo que emplearon un mecanismo similar a los relojes de arena, pero con agua, la clepsidra.

Este mecanismo fue cambiando, y los avances se centraron en la posición y la reducción del tamaño. El primer reloj de pulsera se creó por encargo de la Reina de Nápoles, por lo que ya desde sus inicios se relacionó con el lujo.

Con el paso del tiempo se ha convertido en un complemento de moda. No es sólo un accesorio que marca la hora, sino que proyecta una parte de nuestra personalidad. Por ello es muy importante tener en cuenta ciertos detalles.

Los relojes se diferencian en cuatro tipos diferentes, para cuatro personalidades totalmente distintas:

  •  Esfera redondeada: define un estilo sobrio. Relojes cargados de estilo y una clásica sencillez que definen perfectamente la elegancia de los más clásicos.
                                    

  • Esfera cuadrada: las líneas rectas y puras definen a los más atrevidos. Para aquellos que buscan tomar la iniciativa sin perder el control y mostrar los movimientos de su interior, la libertad.
                                                               

  •  Esfera rectangular: denota un grado de inconformismo. Suelen ser víctimas de la moda preocupadas por su aspecto físico.
                                             

  •  Deportista: Para aquellos amantes de la vida saludable con un espíritu luchador. Un reloj todoterreno porque cada segundo cuenta. Es propio de las personas activas. Tienden a tener un tamaño más grande.
                                                                



Un reloj combina con el vestuario a la vez que refuerza la imagen que queremos proyectar. Por ello, hay que saber elegir el reloj, pero también hay que saber llevarlo.

¿Cómo debo llevar un reloj? Es una cuestión de preferencias personales, por lo que revela ciertos detalles de nuestra forma de ser.

Cuando se inventó el reloj de pulso, lo lógico era usar la mano dominante para ajustarlo y dar cuerda. La mayoría de la población era diestra, por lo que el reloj debía situarse en la mano izquierda. De esta manera, se dice que las personas que lucen su reloj en la mano derecha son rebeldes por naturaleza. Es una muestra de que les gusta llevar la contraria y que defienden sus ideas con pasión.

En cuanto a la posición de la esfera, hay quien sostiene que ha de situarse en la parte de arriba de la muñeca para evitar que el reloj sufra golpes y rozones. Y así lucir mucho más la joya. Sin embargo, hay quien defiende que su posición tiene que ser en la parte de debajo de la muñeca, ya que el giro al mirar la hora es más natural.

El reloj puede marcar la diferencia, el cuándo y el cómo ayudan a definir tu personalidad.


Si no sabes qué reloj escoger, o quieres cambiar de modelo, ven a Ambrosio Pérez Joyeros, seguro que encuentras el que mejor se adapta a ti y a tu personalidad entre nuestra amplia selección para hombre y mujer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario