viernes, 25 de agosto de 2017

Soñar con joyas


Todos soñamos, aunque la mayoría de las veces no nos acordemos. Desde la antigüedad se han analizado los sueños y se ha observado que soñar con un objeto determinado no tiene por qué tener relación directa con él, sino que puede ser algo simbólico.

En un post anterior comentamos lo que significaba soñar con relojes, en esta ocasión vamos a intentar descubrir qué significado tiene soñar con joyas.

El significado de los sueños depende del tipo de joya, el material, el tamaño, la cantidad, la situación, o quién las luzca.

Desde la antigüedad las gemas se utilizaban como amuletos, como símbolos de poder y para prevenir algunas enfermedades. Sin embargo, ¿qué significa soñar con ellas?

Según la interpretación de Sigmun Freud, una joya nos adorna, nos embellece y nos hace más seductores. Por ello, soñar con ellas, estaría relacionado con una afirmación narcisista, necesitamos que nos quieran y nos valoren más que a los demás, ser diferentes, distinguidos y elegantes.

Sin embargo, según Carl Jung las joyas representarían nuestro yo, la inspiración para alcanzar una meta. Las joyas pueden representar la evolución personal y la riqueza espiritual.
Según Jung soñar con que perdemos una joya puede ser positivo ya que representaría que valoramos más el interior por encima de la apariencia. Sin embargo, si las joyas que perdemos son familiares, trasmitidas de generación en generación, puede significar que estamos perdiendo nuestras raíces, el contacto con los seres queridos.

Hay muchas más interpretaciones, por ejemplo, soñar con que llevamos alguna joya de nuestra propiedad, se asocia con alguien que se hace valer por sí mismo. Suele referirse a un individuo que posee un gran reconocimiento tanto social como profesional.

Sin embargo, si en el sueño llevamos puestas gran cantidad de joyas, estamos mostrando todo lo contrario, pretendemos impresionar al resto de una manera exagerada.

Si en el sueño es otra persona quien luce las joyas, significa que sientes afecto y admiración hacia ella, representa un modelo a seguir. Simboliza fortuna y suerte y se asocia al buen desarrollo en los negocios.

Si la imagen que aparece es la posesión de múltiples anillos, significa que la persona se siente con poder e independencia para tomar sus propias decisiones. Pero cada detalle cuenta, si te ponen una alianza, corresponde al matrimonio, la confianza plena y la unión. Mientras que, si esta se cae o se pierde, lo que se representa es la infidelidad.

Soñar que te regalan joyas suele ser el anuncio de buenas noticias.

Las joyas rotas representan los obstáculos y dificultades que pueden aparecer cuando quieres conseguir una meta. Es un indicativo de que debes trabajar duro para lograr tus objetivos.

En el caso de soñar con joyas de distintas dimensiones, diseños y estados, muestra que se disfruta con una vida ordenada. Representa el gusto de vivir y aprovechar todo tipo de oportunidades, a la vez que el deseo de evitar cualquier tipo de problemas económicos.

Acércate a Ambrosio Pérez Joyeros y déjate sorprender por nuestro universo de exclusivas colecciones para encontrar las joyas de tus sueños.



viernes, 18 de agosto de 2017

Tipos de cadenas


Una cadena es un conjunto de eslabones entrelazados. Su elaboración es un proceso complejo. Habitualmente se realizan en oro y plata, aunque también es frecuente el empleo de otros materiales como el platino, el acero o el cobre bañado. El secreto de su elaboración está en la precisión.



Las primeras cadenas aparecieron en el año 2.500 a.C. de la mano de los egipcios, quienes juntaban eslabones de oro y plata. Más tarde, los orfebres percutían estos materiales hasta lograr pedacitos más planos. Con la creación de hilos de estos metales, la apariencia fue variando. Se consiguió modificar su aspecto rígido a uno más flexible, surgiendo de esta manera las cadenas.


Con la tecnología, la elaboración de las cadenas ha ido evolucionando y creando diferentes modelos. Aunque la colocación de cierres y mosquetones sigue siendo un trabajo que, habitualmente, se realiza a mano.

La forma en la que se enlazan los eslabones de una cadena presenta diferentes patrones. Más complejos o sencillos que pueden combinarse con todo tipo de estilos.


La elección de la misma no es fácil, y requiere tanta atención como los dijes. Ambos elementos deben acoplarse de una manera equilibrada, combinando los tamaños y las proporciones.


A continuación, detallamos algunos nombres de cadenas por su forma:
  • Cadena Veneciana: presenta una sencillez geométrica con eslabones en forma de caja. Luce un aire clásico y uniforme.
  • Cadena Rolo: enlaza eslabones redondos del mismo tamaño. Es popular debido a su sencillez.
  • Cadena de Argolla Marinera: composición de delicados eslabones ovalados. Es todo un clásico que presenta modelos en diferentes tamaños y longitudes.
  • Cadena Fígaro: muestra diferentes versiones. Se trata de un patrón repetitivo de eslabones redondos que pueden estar alternados con algún eslabón oval más largo.
  • Cadena Tipo Cuerda: su diseño se asemeja al de una cuerda. Se elabora mediante la flexión de distintas hebras hasta obtener la forma deseada. Presenta apariencias más rectas o más torcidas.
  • Cadena Serpiente: luce una imagen similar a la de una serpiente. Los eslabones se unen permitiendo una gran flexibilidad.
  • Cadena Bizantina: los eslabones se entremezclan en distintas direcciones. Pese a su apariencia compleja, presenta un resultado flexible.
  • Cadena Tourbillon: cada eslabón está sujeto a otros dos. De esta manera se crea una sensación de espiral, presentando una imagen elegante.
  • Cadena Groumet: composición de eslabones redondos. Una imagen sencilla con un pequeño toque clásico. 
             
En Ambrosio Pérez Joyeros disponemos de exclusivas colecciones en joyería y relojería. ¡Acércate a descubrirlas!

jueves, 10 de agosto de 2017

Las perlas y sus propiedades


Todo el mundo conoce la utilización de las perlas en joyería, pero no todos conocen su origen, cómo se forman y cómo afectan al estado de ánimo.

Existen dos tipos de perlas. Las cultivadas son aquellas en las que el hombre interviene en su proceso de creación y las naturales, en las que la naturaleza es la que realiza todo el proceso.

Las perlas naturales se forman cuando un objeto que flota en el agua se mete dentro de la concha como mecanismo de defensa, y el molusco cubre esta partícula con una película de nácar. El nácar se encuentra en las paredes del molusco, va creando capas encima de esa partícula hasta que acaba formándose la perla después de varios años (aproximadamente 10). 

Para la creación de perlas cultivadas se tiene que sacar el molusco, abrirlo e introducir un elemento que provoque la reacción natural de cubrirlo con nácar.

En la actualidad se cree que estas joyas aportan seguridad y valentía a quien las lleva y además atraen la felicidad.


Entre los beneficios que se les atribuye a las perlas están:
  •          Ayudan a tratar los desequilibrios hormonales.
  •          Disminuyen algunas molestias, como dolor en las articulaciones, irritación de los ojos…
  •          Protegen de pensamientos negativos a las mujeres embarazadas, dándoles energía.



En la antigüedad, diferentes culturas utilizaban esta joya como amuleto o antídoto contra algunas dolencias o enfermedades.

En China usaban las perlas naturales para la curación de enfermedades en los ojos. En India utilizaban el polvo de perla como afrodisiaco y lo consideraban también un remedio contra la locura, la ictericia y el envenenamiento.


En Grecia se empleaban para mejorar el funcionamiento del corazón. Machacaban la perla, la mezclaban con agua y se lo bebían.

En Europa, servían como tratamiento contra la melancolía, la demencia y la epilepsia.

Actualmente, todavía se cree en la energía que transmiten las perlas, se consideran símbolo de amabilidad, lealtad y justicia.

¡Compruébalo en Ambrosio Pérez Joyeros! Ven a visitarnos ¡tienes muchas joyas donde elegir!


viernes, 4 de agosto de 2017

Qué dice tu reloj de ti


El reloj siempre ha sido un icono de distinción. Los primeros relojes aparecieron de la mano de los egipcios. Querían medir el tiempo, por lo que emplearon un mecanismo similar a los relojes de arena, pero con agua, la clepsidra.

Este mecanismo fue cambiando, y los avances se centraron en la posición y la reducción del tamaño. El primer reloj de pulsera se creó por encargo de la Reina de Nápoles, por lo que ya desde sus inicios se relacionó con el lujo.

Con el paso del tiempo se ha convertido en un complemento de moda. No es sólo un accesorio que marca la hora, sino que proyecta una parte de nuestra personalidad. Por ello es muy importante tener en cuenta ciertos detalles.

Los relojes se diferencian en cuatro tipos diferentes, para cuatro personalidades totalmente distintas:

  •  Esfera redondeada: define un estilo sobrio. Relojes cargados de estilo y una clásica sencillez que definen perfectamente la elegancia de los más clásicos.
                                    

  • Esfera cuadrada: las líneas rectas y puras definen a los más atrevidos. Para aquellos que buscan tomar la iniciativa sin perder el control y mostrar los movimientos de su interior, la libertad.
                                                               

  •  Esfera rectangular: denota un grado de inconformismo. Suelen ser víctimas de la moda preocupadas por su aspecto físico.
                                             

  •  Deportista: Para aquellos amantes de la vida saludable con un espíritu luchador. Un reloj todoterreno porque cada segundo cuenta. Es propio de las personas activas. Tienden a tener un tamaño más grande.
                                                                



Un reloj combina con el vestuario a la vez que refuerza la imagen que queremos proyectar. Por ello, hay que saber elegir el reloj, pero también hay que saber llevarlo.

¿Cómo debo llevar un reloj? Es una cuestión de preferencias personales, por lo que revela ciertos detalles de nuestra forma de ser.

Cuando se inventó el reloj de pulso, lo lógico era usar la mano dominante para ajustarlo y dar cuerda. La mayoría de la población era diestra, por lo que el reloj debía situarse en la mano izquierda. De esta manera, se dice que las personas que lucen su reloj en la mano derecha son rebeldes por naturaleza. Es una muestra de que les gusta llevar la contraria y que defienden sus ideas con pasión.

En cuanto a la posición de la esfera, hay quien sostiene que ha de situarse en la parte de arriba de la muñeca para evitar que el reloj sufra golpes y rozones. Y así lucir mucho más la joya. Sin embargo, hay quien defiende que su posición tiene que ser en la parte de debajo de la muñeca, ya que el giro al mirar la hora es más natural.

El reloj puede marcar la diferencia, el cuándo y el cómo ayudan a definir tu personalidad.


Si no sabes qué reloj escoger, o quieres cambiar de modelo, ven a Ambrosio Pérez Joyeros, seguro que encuentras el que mejor se adapta a ti y a tu personalidad entre nuestra amplia selección para hombre y mujer.