viernes, 17 de marzo de 2017

El ópalo, una exclusiva piedra preciosa


El ópalo es una de las piedras preciosas más fascinantes que existen, ya que es la única que contiene todos los colores del arco iris. El nombre proviene originalmente del sanscrito “upala”, que significaba “piedra preciosa”.

Se trata de un mineraloide silíceo amorfo, que tiene la misma composición que el cuarzo, pero con la diferencia de que el ópalo posee moléculas de agua como uno de sus componentes.

Es una piedra un tanto delicada, más blanda y menos densa que el cuarzo que tiene una dureza de 5,5 – 6,5 en la escala de Mohs.

El ópalo es muy apreciado en joyería por el juego de color que ofrece en su apariencia, que cambia con las interferencias de la luz y el ángulo de observación, creando un efecto extraordinario. Aunque, no todos los tipos de ópalos gozan de este juego de color.

Existen multitud de variedades y procedencias del ópalo. Los yacimientos de mayor importancia son los de Australia, con casi la totalidad del suministro mundial de esta piedra. Pero también existen otros depósitos en Brasil, México, Indonesia, etc.

Se distinguen dos grandes variedades de ópalos:

·         El ópalo común, que es una variedad menos apreciada que no tiene juego de color. Suele ser opaco y puede hallarse de varias formas y colores como amarillo, marrón o negro.

·         El ópalo noble. Se caracteriza por su vivo juego de colores que le da un valor superior.

Además, según los colores y cualidades de su aspecto, se pueden distinguir multitud de tipos. Varios de los más apreciados son los siguientes:

-          El ópalo precioso. Es el más utilizado en joyería por mostrar un arco iris con tonos que cambian según el ángulo de observación. (Foto portada)

-          El ópalo de fuego, también llamado ópalo de México u ópalo de sol. Puede tener o no juego de color y suele variar entre tonalidades desde el amarillo hasta el rojo.


-          El ópalo negro. Es el ópalo precioso pero con un color de cuerpo oscuro, generalmente negro.


-          El ópalo blanco, conocido también como ópalo claro, es una gema muy de moda con un cuerpo de color blanco que puede ser translúcido u opaco.


Como muchas otras piedras preciosas, el ópalo viene acompañado de diferentes leyendas, mitos y propiedades curativas. Algunas de las antiguas creencias lo consideraban símbolo de pureza y belleza, amuleto de buena suerte, o incluso curación de ojos, taquicardias o depresiones, entre otras muchas otras especulaciones.

Finalizamos con algunos consejos para el cuidado de esta piedra tan especial y delicada. Sobre todo, se recomienda no frotar el ópalo con superficies sólidas y mantenerlo alejado de un ambiente seco o calores extremos. Los cambios bruscos de temperatura pueden provocar grietas y roturas en estas piedras.

Y tú, ¿conocías esta gema tan sorprendente?


En Ambrosio Pérez Joyeros, somos especialistas, visítanos y estaremos encantados de asesorarte en todo lo que necesites a lo hora de adquirir tus joyas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario