viernes, 23 de septiembre de 2016

La relación de Elizabeth Taylor y las joyas


Hace poco en un post sobre “Míticas frases sobre joyas”, comentamos el amor que sentía Elizabeth Taylor por las joyas. Su frase en concreto era: Adoro usar joyas, pero no porque sean mías. No puedes poseer resplandor, sólo puedes admirarlo”.

La actriz poseía una de las mayores colecciones privadas del mundo, en las que destacaban piezas de JAR, Boucheron, Bulgari, Cartier, Chopard, Schlumberger, Tiffany, Van Cleef & Arpels y David Webb. Y por eso nos ha parecido que merecía la pena que hablásemos más extensamente sobre ella.

Hay una anécdota en la que su madre contaba que su pasión por las joyas venía desde la cuna. Bromeaba contando como tardó ocho días en abrir los ojos desde su nacimiento y que lo primero en lo que se fijó, fue en su anillo de compromiso.

Muchas de sus piezas fueron regalos de sus ocho maridos, pero también ella adquirió magníficas piezas.

Esa pasión la dejo plasmada en un libro publicado en 2002, “Elizabeth Taylor: My love affair with jewelry” (Elizabeth Taylor: mi idilio con las joyas), que incluye más de cien fotos de su apreciada colección.

Ella dejo claro que sus joyas debían salir a subasta, para recaudar fondos para la fundación benéfica que lleva su nombre, The Elizabeth Taylor AIDS Foundation y que lucha contra el sida. 

Decía: “No me creo la dueña de ninguna de estas piezas. Soy su custodia. Me pregunto dónde terminarán, porque un día serán subastadas y esparcidas por los cuatro rincones del planeta. Espero que quien las compre les dé un verdadero hogar” 

La subasta celebrada en diciembre del 2011 en la casa Christie´s de Nueva York, consiguió un  record de recaudación.

Muchas de las joyas fueron regalos de cumpleaños u ocasiones especiales y algunas además tienen una gran historia, antes de pertenecerle a ella. Como “La Peregrina”, una de las perlas en forma de lágrima más grandes del mundo y que con su nombre hace honor a su ajetreada historia. Fue descubierta en Panamá en el S. XVI y pasó a manos de Felipe II, formando parte de las joyas de la corona española. Fue lucida por muchas reinas antes de que perteneciese a Napoleón Bonaparte y de que Richard Burton la adquiriese en una subasta. Fue un regalo por su 37 cumpleaños y ambos colaboraron con Cartier en el diseño, uniéndola  a un collar con perlas, rubís y diamantes.


Durante el rodaje de Cleopatra y como regalo de compromiso, Richard Burton le regalo un collar de esmeraldas y diamantes, al que más tarde se unirían un brazalete y unos pendientes. Todo ello de Bulgari.


Para celebrar su 40 cumpleaños, Richard Burton le regalo un espectacular collar de zafiros y diamantes de Bulgari.


Michael Todd, su tercer marido, le regalo un precioso juego de collar, brazalete y pendientes de rubís y diamantes, de Cartier


Podríamos seguir y seguir enumerando las magnificas piezas que atesoro Elizabeth Taylor y de las que ella misma declaró ser su custodia temporal. Esperamos que os haya gustado este pequeño recorrido por su colección. Si os habéis quedado con ganas de más, os recomendamos su libro, en el que comparte anécdotas de su vida, a través de las joyas.


En Ambrosio Pérez Joyeros, puedes encontrar las joyas y relojes, con las que ir construyendo las anécdotas de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario