domingo, 21 de agosto de 2016

Qué joyas se adaptan mejor a la forma de tus facciones


Actualmente tenemos la forma del rostro muy en cuenta, bien sea para maquillarnos, escoger unas gafas o para nuestro corte de pelo. ¿Pero sabías que también la forma puede influirnos en cómo nos queda un collar o unos pendientes? Hoy en Ambrosio Pérez Joyeros, te damos las claves para que luzcas espectacular con tus joyas favoritas:

Rostro redondo:
Esta forma se caracteriza por ser similar tanto de ancho como de largo. No tiene angulosidad aunque es más ancho por la parte de las mejillas y su barbilla es redondeada y cortita.
Con las joyas vamos a aportar diferencia, vamos a añadir longitud y hacer la cara más delgada. Para estilizarnos lo que haremos será optar por collares y pendientes largos. Ninguno de los dos puede quedar muy pegado al rostro, pues cortaría el efecto visual que estamos creando.

Pendientes Allegra de Bulgari

Rostro ovalado:
Esta forma se define porque su frente es más ancha que la barbilla, el rostro se estrecha al final, dando esa forma ovalada. Las personas que tienen esta forma de cara, también suelen tener los pómulos prominentes. Es uno de los rostros más comunes y a la hora de escoger joyas también es muy polivalente. Hemos de tener en cuenta el cuello: si es largo, los collares cortos o gargantillas van a hacer que esta parte del cuerpo destaque mucho más y si es corto, como con los rostros redondos, collar largo. Con los pendientes recomendamos los angulares pues pueden contornear y hacer que se tracen bonitas líneas al mirarnos.

Collar Capri ,de Pomellato

Rostro rectangular y cuadrado:
Estas formas se diferencian de las anteriores por tener la frente, pómulos y mandíbula con un ancho muy similar, quedando los pómulos alineados con la barbilla. La diferencia entre la forma rectangular y la cuadrada la encontramos cuando el rostro es más ancho que largo. Para ambos, recomendamos piezas de joyería que no sean muy angulosas, sino que suavicen las facciones; en este caso aconsejamos pendientes cortos. En cuanto a collares, las gargantillas son las elegidas porque ayudan a equilibrar las líneas verticales al estar pegadas al cuello. Además si eres de rostro rectangular, también reducirá la sensación de longitud.

Gargantilla Serpenti de Bulgari


Rostro triángulo invertido o forma de corazón:
Este rostro se singulariza por tener una frente ancha y bien definida, los pómulos altos y muy marcados y un maxilar estrecho con una barbilla puntiaguda. Nuestro objetivo será potenciar la anchura de la barbilla y suavizar las líneas rectas. Para los collares tendremos dos opciones con las que jugar: la primera son las gargantillas, que suavizarán la parte de la barbilla y la segunda opción es utilizar collares largos con varias vueltas de diferentes longitudes. En cuanto a los pendientes opta por los largos pues restan anchura y aportan longitud.

 Amullete, de Cartier


En Ambrosio Pérez Joyeros, contamos con toda clase de piezas que complementarán tu colección y que realzarán tus facciones según su forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario