viernes, 1 de julio de 2016

Consejos para limpiar correctamente las joyas


Las joyas como todo, necesitan un mantenimiento y una limpieza, tanto por su uso, como por su desuso. La limpieza es esencial para que luzcan con todo su brillo.

En las siguientes líneas os informaremos de los procesos y técnicas de limpiezas correctas y recomendadas por los joyeros, para devolverlas todo su esplendor.

Lo que debes tener en cuenta:
  • Observar detenidamente la piedra o joya y ver que no hay ninguna parte rota, fisura o cualquier otra imperfección que puede incrementarse a la hora de la limpieza
  • Utilizar un cepillo con cerdas suaves.
  • Tener cuidado al utilizar productos para el cabello (aerosoles, lacas…) que pueden dañar la joya, al mismo tiempo, no se recomienda ducharse con las joyas puestas ya que los geles y productos de limpieza pueden tener un pH muy distinto y dañar la joya.
  • Se debe guardar la joya en una bolsa de algodón o tela, evitando que tengan contacto unas con otras, para evitar que se rayen.
  • No exponerlas nunca al cloro, ya que puede dañarlas.
  • Antes de realizar cualquier tipo de limpieza seguir las instrucciones de conservación de cada joya.
  • Ante cualquier duda o para una limpieza más profesional acudir a tu joyero.

 
Oro:
Lo  indicado para lavar las joyas de oro es preparar un litro de agua tibia, echar jabón  suave  y dejar actuar unos minutos y frotar con el cepillo suave, después aclararemos bien la pieza con agua limpia y secaremos con un paño suave. Se puede añadir unas gotas de amoniaco si las joyas están muy amarillas u oscurecidas.
Si las piezas llevan engarzadas piedras preciosas, nuestra recomendación es un tratamiento más profesional, para no dañarlas o evitar que se desprendan.

Plata:
Es una material que necesita un cuidado especial porque es muy suave y se raya con facilidad. Pero es muy fácil de limpiar. Hay una serie de productos como el bicarbonato diluido en agua o la pasta de dientes que nos pueden dar un resultado excelente, siempre evitando que se raye. Aclarando después y secando con un paño suave. También existen paños y productos específicos para limpiar la plata.

Diamantes:
Es el material más resistente y la forma más adecuada de limpiarlo es frotarlo de forma intensa con un paño empapado y humedecido en agua jabonosa y secarlo  con un paño suave. Si se necesita una limpieza más exhaustiva, se debe acudir a un profesional.

Perlas:
Las perlas al ser un material orgánico hay que mantenerlas siempre a una temperatura constante, evitando cambios bruscos de temperatura que las puedan dañar y alejarlas siempre del calor. Se recomienda limpiar de forma individual cada perla con un paño de algodón suave y limpio, humedecido y bien empapado en una solución de dos tazas de agua tibia mezclada con unas pocas gotas de jabón líquido  que sea neutro. Debemos preservarlas del alcohol, maquillajes, lacas…
Jamás debemos sumergir los collares de perlas en agua ya que dañaríamos el hilo y a la hora de guardarlas, lo mejor es envolverlas en una gamuza o en el envoltorio original,  ya que son muy frágiles.

Esmeraldas:
Se sumergen durante unos minutos en agua templada con un poco de jabón neutro, se pueden frotar con un cepillo de cerdas suaves, aclarar luego abundantemente y secar con un paño suave.

En Ambrosio Pérez Joyeros, cuidamos tus joyas y te podemos aconsejar como debes cuidarlas para una mejor conservación.  También te ofrecemos la posibilidad de recurrir a nosotros para una limpieza más profesional.



No hay comentarios:

Publicar un comentario