viernes, 13 de mayo de 2016

La turquesa


Parece que cuando llega el buen tiempo hay determinadas piedras que apetece ponerse más. Este es el caso de la turquesa y el ámbar. Tal vez sea que sus colores nos evocan el verano.
Como casi todas las piedras sus orígenes son muy antiguos y también están dotadas de ciertos poderes curativos, mágicos, esotéricos…

Turquesa significa "piedra turca", porque los mercaderes turcos la incorporaron al mercado europeo a través de la ruta de la Seda, a pesar de que en Turquía no hay turquesas, se suele asociar erróneamente la gema con ese país. 

Fue una de las piedras mágicas y sagradas de los pueblos antiguos y de las civilizaciones precolombinas.
En Egipto se extraía desde el 3.000 a. c y era tan valiosa que la máscara funeraria de Tutankamón,  está realizada en oro batido con incrustaciones de pasta de vidrio y turquesas.
Los indios americanos usaban el polvo de turquesa, para crear pinturas y señales con el objetivo de atraer a la lluvia, también las utilizaban sobre las tumbas para proteger a los muertos.
Los aztecas la llamaban la piedra de los dioses y la usaban tanto como amuleto contra el mal como para dar color a sus máscaras, cuchillos...
Los árabes la consideraban como "la piedra de la suerte" e incluso se dice que Cristóbal Colón y Vasco de Gama las llevaban en todos sus viajes para conseguir fortuna.

Divas` Dream Bulgari

Entre las propiedades mágicas, que se le atribuyen están:
  • Atraer nuevas amistades, aportar felicidad y estimular la belleza.
  • Aporta equilibrio emocional y ayuda a crecer como persona.
  • Facilita la creatividad y proporciona calma cuando hay que hablar en público.
  • Se relaciona con la protección, coraje, dinero, amor, amistad y suerte.
  • Regalar a tu amor una joya con turquesa evoca a que las dos personas se fusionan entre ellas...


Capri de Pomellato

La turquesa es un mineral (fosfato de aluminio y de cobre) de clase 8 en la clasificación de Strunz, de un color similar a un azul verdoso al que la escasez le hace muy valioso.

Propiedades y colores:

Es una piedra frágil, con un máximo de dureza por debajo de 6 en la escala de Mohs, es decir, ligeramente menor que un vidrio común. El brillo es ceroso y habitualmente opaco, con pocas secciones semitranslúcidas. El color varía y va desde el blanco hasta el azul oscuro o y del azul verdoso al amarillento. El color azul se debe al cobre y el verde es el resultado de impurezas de hierro o la deshidratación. Se encuentra principalmente  en zonas desérticas.

Hay explotaciones mineras en:

Irán: En la cima de la montaña Ali-mersai se encuentran quizá las turquesas con el color más perfecto.
Estados Unidos: Arizona, California, Colorado, Nuevo México...
España: Hay pequeños yacimientos en Cáceres, Córdoba y Murcia.
También en Egipto, Australia, Afganistán, China, Perú...

Gemelos de Poiray

El valor de la piedra depende de la pureza del color, el más apreciado es el azul oscuro y va decreciendo de valor a medida que aumentan los matices verdosos, que se relacionan con el desvanecimiento del color y la aparición de manchas. Esto cambia según los países, hay zonas en las que aprecian más el tono azul verdoso como en el Tíbet. Aun así, lo que nunca debe llegar a producirse es la decoloración profunda o la "curación de la piedra" que llega a ser similar a un color blanquecino.
Al ser una gema opaca, como el coral, se suele vender según su tamaño y no por sus quilates.


Si es tu piedra favorita, en Ambrosio Pérez Joyeros, tenemos una gran variedad de complementos con esta piedra como protagonista, anillos collares, gemelos, pulseras…¡Ven a por el tuyo!

2 comentarios: