domingo, 29 de mayo de 2016

El ámbar: Resina prehistórica


El Ámbar procede de la resina fosilizada de una variedad de pino desaparecida hace millones de años, por tanto aunque se llame piedra su origen es orgánico, como las perlas, el coral o el azabache.

Es la piedra más antigua conocida por el hombre, ya que existen figuras del Neolítico, elaboradas con este material y utilizadas tanto como adorno personal, como para rituales religiosos.

Debido a su ancestral origen atesora casi tantos nombres como existencia, durante muchos años se la llamo piedra “fuego blanco”, por su capacidad de arder emitiendo un agradable aroma. Los egipcios lo incorporaban a los pigmentos con que adornaban sus cámaras funerarias. Los griegos la llamaron  “electrón” tanto por su color “piedra del sol” como por su capacidad electrostática, al frotarla es capaz de atraer trocitos de papel. Se le ha llamado Veronika, significando “portadora de la felicidad”, en alemán Bernstein que significa “piedra caliente”, por su agradable y cálido tacto. Podríamos seguir hablando de sus distintos nombres asociados a los nombres dados en distintos países,  ya que  incluso hubo una “ruta del ámbar. Aunque etimológicamente su nombre proviene del árabe y significa “lo que flota en el mar”, asociado a una de sus características, la capacidad de flotar en agua salada.

Ámbar rojo

Los mayores yacimientos y de donde se extrae prácticamente el 90% se encuentran en el Báltico, ya hace miles de años, lo que ahora es mar, era un inmenso bosque. Aunque también hay otros lugares, entre ellos:

  •          La República Dominicana es uno de los pocos países en los que se encuentra, en el Puerto Plata encontramos La Costa del Ámba 
  •         En la zona mexicana de Los Bosques, donde se encuentra el ámbar con mayor dureza (2.5 a 3.0 en la escala de Mohs).
  •      En España también hay localizados unos 120 yacimientos pequeños de ámbar. El yacimiento más importante se encuentra en Álava.

Ámbar verde

Su escala de colores es muy amplia desde el incoloro al prácticamente negro, aunque el más habitual se encuentra entre el amarillo y el naranja. Por eso el color ámbar lo asociamos a esta gama.

En el ámbito paleontológico, esta gema tiene un gran valor, ya que la resina atesora en su interior inclusiones de gotas, hojas, polvo y pequeños animales que nos ayudan a conocer el ecosistema de hace millones de años.

Ämbar con inclusión de insectos

En la actualidad el ámbar más valorado es el que tiene menos inclusiones, mientras que en el s.XIX, se valoraba más que tuviera algún insecto.

Como todas las piedras que acompañan al hombre desde hace miles de años, se le ha concedido un carácter mágico, curativo y protector. Las culturas mesoamericanas, mezclaban grasa con polvo de ámbar para el dolor muscular, mezclado con miel elaboraban pomadas para la piel. En tiempos de Hipócrates, el médico griego más famoso de la antigüedad, se utilizaba con fines preventivos y para curar dolencias respiratorias.

Ámbar azul

Con respecto a sus valores mitológicos, esta gema relacionada con el sol, trasmite energía, alegría y aleja las malas vibraciones. Favorece el equilibrio y agudiza los sentidos, potencia la creatividad y la sabiduría, favoreciendo un estado mental positivo.

En Ambrosio Pérez Joyeros, somos especialistas en joyería y relojería y estaremos encantados de asesorarte y ayudarte en la elección de la pieza que buscas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario