jueves, 5 de noviembre de 2015

Internacional Watch and Co

IWC Aviador "Le Petit Prince"
La historia de los relojes IWC arranca en 1868, de la mano del relojero estadounidense Florentine Ariosto Jones, en el pueblo suizo de Schaffhausen. Por entonces, Suiza tenía mano de obra barata  cuya característica era la elaboración artesanal que la gente fabricaba en sus casas.
Los relojes, hasta la década de 1930, eran en su mayoría de bolsillo, y es a partir de esta fecha, cuando se empiezan a comercializar los de pulsera.
En 1938 recibe un encargo de unos comerciantes portugueses de un reloj de pulsera de gran tamaño y precisión: el Portugieser, que ha ido evolucionando hasta la actualidad. Su diseño tradicional hace que el Portugieser Cronógrafo sea uno de los más apreciados.




Poco a poco los relojes de bolsillo fueron desplazados por los de muñeca y en 1935 nace el primer reloj de aviador, de gran tamaño y que aseguraba la mayor fiabilidad en las más duras condiciones. Estaba provisto de un cristal irrompible y protegido contra los cambios magnéticos, el diseño de su esfera está basado en los instrumentos de los aviones de entonces. Se fue ganando la confianza de la mayoría de las fuerzas aéreas de los distintos países durante la segunda guerra mundial y especialmente de la Royal Air Force, que lo usó durante más de treinta años.
En 2006 IWC rinde homenaje al piloto y escritor francés, con el Aviador Cronógrafo edición Antoine de Saint Exupery, en una serie limitada.
En 2007 se crea una serie especial con el nombre de Top Gun.

La colección de clásicos del diseño aviador destaca por su gran precisión y por su diseño similar a los instrumentos de la cabina de un avión.



En 1969, IWC participó en la creación del primer reloj de cuarzo suizo. Posteriormente y fruto de la relación de la empresa IWC con el diseñador F.A. Porsche, se fabricó el primer reloj de pulsera en titanio, una autentica revolución para la industria relojera. De la colaboración con este diseñador nace el Ocean 2000, capaz de resistir la presión a grandes profundidades, hasta evolucionar en los actuales Aquatimer.
IWC está estrechamente ligada al mundo del buceo y muy implicada en la conservación de los mares y la sostenibilidad a través de la Fundación Charles Darwin, que ha dado nombre a distintos relojes de la colección Aquatimer.



En Ambrosio Pérez Joyeros tienes la posibilidad de adquirir cualquier reloj de las distintas colecciones de IWC. Pueden ser un precioso regalo para estas próximas navidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario