viernes, 30 de octubre de 2015

Joyas malditas



Algunas joyas ocultan misteriosas historias que han afectado a sus propietarios a lo largo de generaciones, lo que ha provocado que se transformen de piezas deseadas, a llevar la mala suerte a sus dueños.

Las piedras preciosas han fascinado a los hombres desde el principio de los tiempos. Antes de que los reyes, príncipes y poderosos las exhibieran en sus ropajes y coronas como símbolo de riqueza o poder, eran apreciadas por su rareza, su belleza y por ser casi indestructibles. Usadas como amuletos, antes que como adorno, con poderes mágicos que otorgaban a quien las poseía.

Vamos a conocer la historia de algunas de ellas:

El diamante Hope: La belleza de esta joya sólo es comparable con la desgracia que ha llevado a sus poseedores. Fue robada por un sacerdote a un ídolo hindú y según la historia todo aquel que la adquirió termino muerto. Algunos de sus dueños fueron MªAntonieta, Luis XVI, la princesa de Lambelle…se calcula que ha sido la causa de hasta 23 muertes. Su último dueño, Harry Winston, lo donó al Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano.




El Ópalo maldito: Cuenta la leyenda que el rey Alfonso XII estaba enamorado de la condesa de Castiglione, pero que se casó con la prima de esta Mª de las Mercedes de Orleans. Como regalo de boda la condesa le obsequio un espectacular anillo de oro con un ópalo, impresionada por su belleza se lo puso inmediatamente, muriendo 5 meses después de una rara enfermedad. Paso después a la reina Mª Cristina que corrió la misma suerte, al igual que la hermana del rey Mª Pilar. Finalmente se lo puso el rey Alfonso XII quien falleció a los 28 años.

El diamante Orlov: Según la leyenda este fue robado de uno de los ojos del dios hindú Brahma y llevo a una cadena de suicidios a todos sus poseedores, desde J.W Paris quien lo llevo a los Estados Unidos a dos princesas rusas. Después de estas desgracias fue dividido en tres por un joyero que considero que era la única manera de romper la maldición.

El anillo Vyne: Algunos creen que J.R.R. Tolkien, se inspiró en el para escribir “El Señor de los Anillos”. Este anillo data de la época romana y fue encontrado en 1785 en una granja en Hampshire, en al sur de Inglaterra, zona ocupada por los romanos. En el siglo XIX se encontró una tablilla que hacía referencia a la maldición a quien no devolviera el anillo al dios Nodens.



El diamante Koh-i-Noor: Actualmente puede verse en la torre de Londres. Es una de las piedras más famosas que existen y más viajera. Pasó de la India a Mongolia, durante su invasión, para posteriormente volver a la India de dónde viajo a Persia regresando a la India en 1813. Vinculado a asesinatos y traiciones desde el siglo XIV, pasó a manos británicas cuando estos se anexionaron el Punjab. Un proverbio hindú advierte de que “el que posea este diamante será dueño del mundo, pero también conocerá sus desgracias y sólo Dios o una mujer pueden usarlo con impunidad”. La joya luce en la corona británica y el rey Jorge VI que fue coronado con esta, murió joven, lo que no ha pasado con las reinas.

Estas son algunas leyendas sobre joyas históricas. En Ambrosio Pérez Joyeros puedes adquirir joyas sin más leyendas que la del artesano que la diseño y creo. La historia  de la pieza que adquieras la escribirás tú, de amistad, de amor, de agradecimiento…


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario