miércoles, 18 de febrero de 2015

Guía sobre pendientes, ¿cuál me favorece más?

Si te gustan los pendientes no te pierdas esta guía, te contamos todo lo que tienes que saber sobre esta joya.

La elección de unos pendientes no es una cosa fácil, ya que puedes encontrarlos de perlas, con forma de aro, grandes, pequeños, cortos, largos... y además, no a todo el mundo le favorecen los mismos. Algo que influye bastante es la forma de vestir, los demás complementos que se lleven y la forma del rostro.

Desde Ambrosio Pérez os desvelamos algunos secretos para la elección del par de pendientes perfectos.

Pendientes largos:

Lo primero que tenemos que saber es que podemos llevarlos tanto de día como de noche. Cómo los llevemos dependerá del look y del momento del día, así durante el día se tiende a llevar pendientes largos pero discretos y por la noche más llamativos. En cuanto a la ropa escogida, cuanto más sencilla sea, más sofisticados y llamativos deberán ser los pendientes.

Algo que hay que cumplir sí o sí, es que si llevas pendientes largos, bajo ningún concepto tienes que llevar collares, ya que iríamos bastante recargadas y, probablemente, le restaríamos protagonismo a los pendientes.

En cuanto al tipo de ropa, lo más aconsejado es llevarlos con escotes o cuellos no demasiado altos, ya que si no probablemente se oculten y se enganchen.

Por último, si hablamos de la forma de la cara, se aconsejan sobre todo para rostros redondos y se desaconsejan totalmente para los rostros alargados y rectangulares.

Pendientes de perlas: 

Suelen ser una de las joyas por excelencia presente en cada joyero. Se pueden encontrar perlas tanto grandes como pequeñas, de distintos colores, solas o combinadas. Los pendientes también pueden ser largos o cortos; en definitiva, puedes darle mil vueltas a la imaginación que seguro que todos los que se te puedan ocurrir existirán.

Se caracterizan por aportar luminosidad al rostro y por su gran versatilidad, ya que por ejemplo unas perlas clásicas te las puedes poner en cualquier ocasión, ya sea en tu día a día o para el evento más importante del mundo.

Es el típico pendiente que favorece a todos los rostros, sobre todo en su versión más típica: una única perla. Aunque dependiendo de la forma que adopten serán más adecuados, por ejemplo los largos para mujeres con la cara redonda y los grandes y anchos para las más alargadas.



Pendientes de botón:


Se aconsejan sobre todo si llevamos grandes collares o gargantillas, ya que éstos o las perlas pequeñas son lo más apropiado, así no le quitas protagonismo al otro complemento.

Dependiendo de los detalles que tengan y los materiales de los que estén hechos, pueden ser aconsejados más para el día a día o para determinados eventos. Por ejemplo, para todos los días se suelen utilizar los que sean sencillos de plata u oro, mientras que en otras circunstancias, se suelen aconsejar aquellos que tenga algún tipo de detalle, bien sea un diamante o alguna otra piedra preciosa.

En cuanto a la forma de la cara, se aconsejan sobre todo para las que tengáis un rostro alargado.






Pendientes de aro: 

Se caracterizan por ser joyas que encajan con todos los tipos de rostros, excepto con los más redonditos. Si hablamos de los de plata, se trata de pendientes básicos, que no pueden faltar en ningún joyero, ya se pueden combinar en cualquier ocasión, bien sea en tu día a día o en ocasiones especiales. En el caso de los aros con piedras, suelen asociarse a peinados y looks más formales.

Respecto al tamaños, los aros grandes suelen utilizarse para todos los días y los pequeños cuando llevemos un vestido muy sofisticado y que llame la atención.

El cabello es otro de los alicientes a la hora de elegir el color de los aros, combinan mejor los aros dorados con pelos morenos y pelirrojos y los plateados con cabellos rubios. Lo mismo ocurre con el tono de piel, el oro para las más morenitas y la plata para las personas más blancas, aunque esto no es algo de gran trascendencia, ya que casi siempre suelen quedar bien independientemente de estos factores.


Recordad que lo más importante para que unos pendientes logren estilizar el rostro, es que no tengan la misma forma que la cara, esta es la única forma de lograr equilibrio. Los rostros que más fácil lo tienen son los ovalados y los hexagonales, ya que les favorece cualquier tipo de pendiente. Aunque por aconsejar que no falte, en el primer caso tratad de descartar los pendientes de botón y lo aros y, en el segundo caso, tratad de potenciar los aros y, cuanto más grandes, mejor.

Algo que no debemos olvidar es también la altura y la longitud del cuello, ya que cuanto más alta seas y más largo tengas el cuello, más te favorecerán los pendientes largos y grandes; en cambio, si eres bajita o tienes el cuello relativamente pequeño, lo tuyo serán los pendientes de botón o aros pequeños.

Si estabas a punto de comprarte unos pendientes nuevos y dudabas entre distintas formas, probablemente se hayan aclarado algo tus dudas. Visítanos en Ambrosio Pérez y te asesoraremos sin compromiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario