viernes, 13 de febrero de 2015

Clásicos: joyas que no pasan de moda

Hay ciertas piezas que son imprescindibles. Aunque seas un amante de las tendencias, no debes perder de vista los clásicos que nunca fallan en el mundo de la joyería. 

Habitualmente, las joyas suelen ser mucho más que un simple complemento. Aportan personalidad y casi siempre tienen algún significado o pertenecen a alguien especial. Se llevan desde hace siglos, hechas con materiales muy diversos y representativas de cada cultura, pero siempre han sido un símbolo de distinción, sofisticación, exclusividad y prestigio.


Desde Ambrosio Pérez, tu joyería en Valladolid, queremos hacer un repaso por ese tipo de joyas, que aunque los años pasen por ellas, siguen siendo tan actuales como el primer día. Toma nota, de qué no debe de faltar en tu “fondo de joyero”.


Pendientes:





















Los pendientes de perlas. Te los puedes poner tanto todos los días como en ocasiones especiales, suelen favorecer a todo el mundo y además, combinan con todo. Se caracterizan por aportar bastante luminosidad al rostro.

Los pendientes de aro. Los hay de distintos tamaños, grosores y materiales, de tal forma que siempre va a haber uno que se adapte a tus gustos. Puedes encontrarlos con acabados formales o informales y son fáciles de combinar.

Por último, los pendientes tipo “botón”. Imprescindibles si te gusta llevar algún detalle sin que llame la atención. Además son ideales si la ropa que llevas o los demás complementos son bastante llamativos. Al igual que los anteriores, los puedes encontrar de distintos materiales y colores.



Anillos:




Los anillos sencillos, finos, lisos o con algún detalle pequeño. En prácticamente los dedos de todas las mujeres a quienes les guste llevar este tipo de complemento, hay uno de estos. Bien sea heredado o un regalo. Además, siempre suelen tener bastante significado.

Los sellos. Se llevaron mucho durante bastante tiempo, pero todavía sigue habiendo seguidores muy fieles que nunca se los quitan de sus manos.

Los anillos con piedras grandes o solitarios. No son para todos los días, pero en determinadas festividades, tales como bodas, galas de noche y demás eventos, muchas son las mujeres que optan por ellos.



Collares:



Los collares de perlas. Bien sean solos o acompañados por algún detalle con alguna piedra preciosa u otro material. Se pueden llevar pequeños y ajustados al cuello o grandes dándoles varias vueltas o incluso dejarlos caer.

Las cadenas sencillas con algún colgante pequeño. Es algo que siempre se suele llevar puesto y que no te quitas para nada, a no ser que vayas a dar paso a otro collar grande. En muchas ocasiones se llevan incluso varias cadenas juntas.


Pulseras:  





















Las pulseras de perlas. Al igual que ocurre con los pendientes y los collares, las perlas casi siempre están presentes en los joyeros de cada mujer. Hay pulseras con perlas diminutas e incluso enormes, dependiendo del momento en que te la vayas a poner. Pueden ir solas o acompañando a una pulsera de plata, oro, etc. También se suelen combinar con otras piedras preciosas.

Las esclavas. Siempre ha existido la tradición de regalárselas a un bebé recién nacido, a un niño por el bautizo, por la comunión, o también en las parejas grabando el nombre de la otra persona.

Al igual que en los collares, las pulseras de plata u oro finas con algún detalle, bien sea alguna palabra, un símbolo, una piedra preciosa, una perla, etc. Muchas son las que mezclan varias pulseras y llevan la muñeca llena de ellas.

Los brazaletes grandes. Hay muchas ocasiones en las que con unos pendientes pequeños y una pulsera de buen tamaño tienes el look perfecto sin necesitar ningún otro complemento.


¡Cuéntanos cuáles son para ti tus clásicos y las joyas que nunca te quitas de encima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario