viernes, 5 de diciembre de 2014

Consejos para elegir la joya apropiada

Si vas a hacer un regalo o estás pensado en comprarte algo especial, echa un vistazo a estos tips que te servirán para encontrar la joya perfecta para cada persona.

A la hora de elegir una joya, hay mujeres que se sienten más identificadas con las perlas, otras con las gemas y piedras de colores o incluso con los diamantes.
Pero lo que muchas de ellas seguramente no sepan, es que dependiendo de la longitud de los collares y pendientes, el grosor de las pulseras, o el tipo de joya que llevamos con determinados vestuarios, podemos potenciar y resaltar unas u otras partes de nuestro cuerpo.

Como especialista en joyas, en Ambrosio Pérez, la experiencia nos dice que en ocasiones la compra de una joya debe ser meditada sobre algunos factores tanto físicos como estéticos. Siguiendo ciertos patrones podréis sacarle mucho más partido a vuestro joyero. No obstante, hay veces que algo simplemente gusta y te hace sentir bien, recordad que esto son sólo consejos. Lo importante es que os sintáis cómodas con lo que lleváis puesto, sea lo que sea.

Manos:

Las  manos largas y de dedos finos, pueden llevar cualquier tipo de anillo, desde finos a anchos, con o sin piedras. Para alargar nuestros dedos los anillos finos son una buena opción, igual que aquellos con piedras ovaladas.

Altura:

La altura es un factor muy importante a la hora de elegir joyas, sobre todo si eres bajita. En este caso los collares largos, ayudarán a alargar tu torso y dará la impresión de que eres más alta. Las mujeres de estatura media y altas, pueden llevar casi cualquier tipo de joya, dependiendo de lo que quieran resaltar, y pensando siempre que los collares largos nos hacen más altas, y las gargantillas van a acortar nuestro torso.


Dependiendo de la forma de la cara:

Ovalada: Las mujeres de rostro ovalado, pueden optar por llevar casi cualquier tipo de pendiente o colgante, excepto pendientes largos, lo que provocaría que su rostro se viera más alargado. Aquí entra en juego que es lo que queremos potenciar: si tienes un cuello largo y esbelto, puedes optar por las gargantillas y si prefieres alargar el torso, un collar largo es  lo que necesitas.

Rectangular: las mujeres con cara rectangular son aquellas cuya frente y barbilla tienen casi la misma anchura. En este caso se debe optar por pendientes de largura media y formas suaves que contrasten con las formas angulares de sus rostros, que normalmente tienen facciones muy marcadas en los pómulos y la barbilla. Lo más favorecedor son las gargantillas, que al igual que los pendientes suavizarán las facciones del rostro. También podemos optar por colgantes de carias longitudes, ya que lo que pretendemos es acortar el rostro y suavizar así su expresión.

Corazón: este tipo de rostros se corresponde con mujeres cuyo rostro es ancho de frente a pómulos pero que se reduce drásticamente en la barbilla. Al igual que en las caras rectangulares, debemos intentar encontrar joyas con formas contrarias a nuestras facciones, en este caso los pendientes largos y con forma de triángulo , o aros ovalados serán apuestas seguras. El tipo de colgante coincide con el de los rostros rectangulares, las gargantillas son lo mejor para este tipo de rostros.

Redonda: lo que buscan las mujeres con caras muy redondas es alargar su rostro y marcar sus facciones, para estos son muy favorecedores los colgantes largos y los pendientes con formas angulares o largos, que aportaran longitud al rostro y la ilusión de unas facciones más marcadas.

¿Tienes algún otro truquillo para escoger tus joyas? 



No hay comentarios:

Publicar un comentario