martes, 25 de marzo de 2014

Bulgari B. Zero, sinónimo de distinción.


Bulgari es, con su estilo elegante y atemporal, un clásico de la alta joyería, consiguiendo que sus piezas se conviertan en clásicos. Desde su nacimiento, en 1884, Bulgari ha conseguido seducir al público más selecto con el estilo de sus joyas desde su sede, en Milán.

Una de esas piezas que nunca pasará de moda es el anillo Bulgari B Zero 1. Un icono en toda regla.
Desde 1999 este anillo se ha ido reinventando para seguir siendo líder de ventas año tras año. Es el sello de identidad de la marca, que confiere a la joya una apariencia chic e informal. Desde su aparición a finales del Siglo XX, este anillo ha sido un completo best seller.

El anillo B-Zero contiene todos los elementos clave del estilo Bulgari, como son la espiral central, una reinterpretación las joyas de forma tubo gas o los aros laterales con el doble logo de la marca grabado.
Con el anilo B Zero 1 encontrarás elegancia y un aspecto informal a partes iguales. Todas sus características hacen de él una pieza única.


Ven a Ambrosio Pérez y conoce esta mítica pieza de la casa Bulgari, estamos seguros que te encantará.






lunes, 17 de marzo de 2014

Santos-Cartier o cómo se inventa el reloj de pulsera.


El Cartier Santos o la invención de un clásico.

 Los relojes de pulsera se desarrollaron en primer lugar como extensión de los relojes de bolsillo a comienzos del Siglo XX.  Muchos de ellos eran relojes de mujer que evolucionaron y se convirtieron en objetos populares y funcionales durante la primera guerra mundial.

Hay muchas historias sobre la invención del primer reloj de pulsera pero en la invención de los relojes de pulsera hay una dupla que su colaboración ha hecho más que nadie por el reloj de pulsera: la pareja Santos- Cartier.

Cartier cuida los detalles al máximo para poder darte lo mejor en sus productos.

Esta es la amistad entre un genio de la relojería y un “monstruo” de la aviación. Louis Cartier y Santos Dumont se conocieron y rápidamente entablaron una estrecha amistad. Santos era uno de los pioneros en el mundo de la aviación y conoció en París al prestigioso maestro relojero Louis Cartier.

En esa época la casa Cartier ya gozaba de gran prestigio, conocida por sus grandes plateros y joyeros. El abuelo de Louis fue el fundador de la casa y Cartier tenía una salud de hierro.

Santos Dumont adoraba pilotar e intentaba participar en cualquier acontecimiento que tuviera que ver con pilotar. Así, el 19 de octubre de 1901, Santos participó en el premio Deutsch de la Merthe, ganando el premio al realizar el vuelo en menos de treinta minutos. Lo curioso de todo esto es que él no supo de su logro hasta que lo felicitaron por su hazaña, entre ellos su amigo Louis Cartier.

Para Santos Dumont cualquier excusa era buena para volar.

Santos se sentía muy frustrado. No podía controlar el tiempo que utilizaba en su pilotaje porque no podía pilotar y mirar a su reloj a la vez. Louis conocía el problema de su amigo y se puso manos a la obra para solucionar el problema.

Junto con el maestro relojero Edmond Jaeger consiguieron poner una solución lógica a la problemática que se les planteaba obsequiando a su amigo Santos un reloj de caja cuadrada, de oro, a la que había ajustado a una correa y una hebilla para llevarlo atado en la muñeca.

Este regalo tuvo tanto éxito y tal demanda que Cartier comenzó a venderlo en 1908, entonces para sus clientes más selectos y con el nombre de Cartier Santos en honor a esta bonita amistad.

El Cartier Santos es uno de los emblemas de la marca parisina.


Ahora convertido en un auténtico emblema de la Casa, el Santos de Cartier se sigue creando en multitud de colecciones. Ven a AmbrosioPérez y conoce las novedades de Cartier que te presentamos.

lunes, 10 de marzo de 2014

Clifton de Baume & Mercier, la reinvención de un clásico.

Cuando la búsqueda del trabajo bien hecho se convierte en obsesión aparecen pequeñas obras de arte, como el Clifton de Baume & Mercier.
El pasado mes de enero pudimos encontrar los nuevos modelos de la colección Clifton, presentados por Baume & Mercier en el Salón Internacional de la Alta Relojería (SIHH) en Ginebra (Suiza).

El Clifton es una de las líneas más emblemáticas de la casa relojera, que combina a la perfección las líneas clásicas con un aspecto deportivo y elegante. De esta línea ya hablamos en un post anterior pero, la verdad, es que este modelo nos tiene entusiasmados.

Esta nueva reinvención estaba compuesta por cinco modelos para mujer en 30 milímetros de diámetro, inspirados en los años 50 creados con distintos materiales y acabados, y dos versiones para hombre.

En Baume & Mercier cuidan al máximo cada detalle de su Clifton para ofrecerte un reloj único.

Las dos versiones masculinas, el Clifton 10139 y el 10140, tienen especificaciones técnicas similares, ambos con una caja de 41 milímetros de acero pulido-satinado, a través del fondo transparente se puede ver el movimiento automático que tiene una reserva en marcha de 38 horas y pueden ser sumergibles a una profundidad de hasta 50 metros.

El Clifton 10139 tiene un bisel en oro rojo, esfera plateada con acabado satinado soleil y brazalete de piel de cocodrilo en color marrón. Las diferencias que podemos encontrar en el Clifton 10140 puede ser su brazalete de acero satinado en bicolor, combinados el acero y el oro rojo, en los mismos tonos que la caja y triple cierre desplegable.

Los cinco modelos femeninos están realizados en caja de acero con acabado pulido-satinado de 30 milímetros y llevan un movimiento de cuerda automática con una reserva de marcha de 38 horas.
En el modelo Clifton 10150 y el acero pulido del brazalete apuestan por la elegancia clásica y a la sobriedad. De líneas sencillas, lleva el segundero en el centro y el visor de la fecha en donde antes encontraríamos el número 3.

El verdadero valor del Clifton reside en sus detalles.

En el Clifton 10151 podemos encontrar una esfera de color nácar engastado con diamantes, números árabes dorados y agujas doradas Dauphine. Su brazalete es de acero stinado y pulido y triple cierre desplegable con pulsadores de seguridad.

En cuanto al Clifton 10152, en él podemos encontrar una opción lujosa y asequible, con una combinación de acero pulido y oro rojo en todo el reloj. Otra opción que puedes encontrar y te encandilará es la esfera plateada del Clifton 10175, al que le imprime un aire seductor y dinámico, con una estética que recuerda a tiempos pasados.

Por último, otra variante a estos modelos es el Clifton 10176, compuesto por una esfera de nácar realizada con 10 índices de diamantes de 0.06 quilates cada uno y dos índices en oros rojo colocados a las 6 y a las 12 horas.

Aquí el Clifton en todo su esplendor. ¿Con cuál de ellos te quedas?
Así que no esperes más y ven a Ambrosio Pérez a conocer el modelo Clifton de esta casa suiza centenaria, seguro que te encantarán.