lunes, 25 de marzo de 2013

IWC: Técnica precisa con aires mediterráneos.

Modelo Portofino de IWC. Joyería Ambrosio Pérez Valladolid


En los años 1950 cuando numerosos artistas y estrellas de Hollywood iban a pasar una temporada en la romántica ciudad portuaria de Portofino, en la Riviera Italiana, el lugar se convirtió rápidamente en un prestigioso lugar de encuentro para la jet set internacional. Se apreciaba el aire auténticamente distinguido de esta maravilla de la naturaleza.
Con su pintoresco puerto, las estrechas callejuelas y las coloridas casas de pescadores, el lugar ofrecía un atractivo contraste con el ambiente mundano de las personas ricas y famosas.

 En los años 1960, el mundo del cine italiano se dio cita en Portofino. El lugar está considerado hoy como la encarnación del estilo de vida meridional. Resulta, por lo tanto, bastante coherente, que Portofino, en los años 1980, diera nombre a una línea de relojes armoniosamente clásica que simboliza, como ninguna otra de  IWC, la distinguida combinación entre la sencillez y la elegancia.


Modelo Portofino, IWC. Joyería Ambrosio Pérez, Valladolid


Su éxito permanente es una buena prueba de la necesidad de belleza intemporal que sienten los numerosos amantes de los relojes, más allá de las modas pasajeras.

El reloj, con tres agujas, refleja claramente este "principio Portofino": discreto, seguro de si mismo, perfectamente acabado.

Este año, la línea Portofino se presenta con los modelos Autonático y Cronógrafo remodelados, así como dos auténticas novedades: dar cuerda al Portofino Cuerda Manual Ocho Días, con el calibre 59210 de nuevo desarrollo, se convierte en un placer de fin de semana especialmente singular.

El Portofino Dual Time con su indicación de dos horas diferentes, permite que los trotamundos y las personas de negocios que viajan por el mundo se orienten fácilmente y de una manera fascinante.

Ambos relojes se entregan con correas de piel de aligátor, esmeradamente confeccionadas,
procedentes de la casa Santoni. De este modo, la nueva colección de relojes Portofino aúna la precisión suiza y el júbilo de la vida italiana, la más moderna ingeniería y la artesanía tradicional-

martes, 12 de marzo de 2013

Patek Philippe y el reloj para hombre

Dibujo de reloj Patek Phillippe

El reloj, la joya del hombre por excelencia, debe reflejar los valores de quien lo parta, dejando entrever su personalidad.

Se pueden poseer varios relojes, para soñar que se reserva uno distinto para cada actividad.
En el trabajo, en el tiempo libre, en el deporte o las salidas nocturnas: el reloj debe ser el adecuado para cada ocasión en armonía con sus funciones y diseño, debiendo además, ser testimonio del nivel de exigencia de su propietario en cuanto a confianza y estética.

Con un impresionante total de más de 100 modelos en producción actual y una de las más amplias colecciones de complicaciones relojeras, el reloj Patek Philippe sólo tiene una cara: la de la excelencia. Así se trate de un reloj simple o de uno ultra sofisticado, éste es reconocido como la representación de lo mejor que se realiza en la actualidad en materia de Alta Relojería.

170 años de actividad ininterrumpida, una pericia relojera sin igual en todas las especialidades del oficio y una tradición de innovación que se ha expresado en innumerables invenciones constituyen de por sí una garantía. Se puede añadir que la supremacía en el ámbito de los mecanismos complicados y la capacidad de crear modelos que reflejan su época con tal fidelidad que sobreviven al tiempo, también constituyen garantías para los coleccionistas y apasionados conocedores.

Todas estas ventajas hacen que cada Patek Philippe sea una posesión exclusiva que su propietario conservará para transmitirla a futuras generaciones.